La implementación del trabajo en remoto como medida para prevenir la propagación del coronavirus (COVID- 19) ha disparado las brechas de seguridad informático. Con la movilidad de los empleados y el trabajo desde dispositivos portátiles conectados a redes wifi, también se han abierto nuevas puertas a los ciberdelincuentes.

La superficie de ataque se expande y aumentan la búsqueda y demanda de contenidos relacionados con el Coronavirus, una información que abre de forma compulsiva en su ordenador o su móvil cualquier mensaje de email, audio o archivo sobre una actualización de la enfermedad.  Una situación explotada por los cibercriminales para propagar malware entre empresas y usuarios utilizando técnicas de ingeniería social, spear phishing o ransomware.

Realizar teletrabajo y flexibilizar el horario laboral en la medida de lo posible son las principales recomendaciones a seguir formuladas por el Ministerio de Sanidad durante el estado de alarma nacional.  Pero, ¿están nuestros autónomos y pymes preparados para ello? ¿Y los trabajadores?

Solicita contacto comercial

No hay que olvidar que los ciberataques continúan siendo una de las mayores amenazas para las empresas españolas, un verdadero desafío que pueden suponer pérdidas millonarias. Especialmente autónomos y pymes son las más expuestas al incremento de brechas de datos de las últimas horas.

Se estima que casi 3 millones de pequeñas y medianas empresas en España están poco o nada protegidas contra hackers. De hecho, diversos estudios estiman que las pérdidas que tendrían que afrontar en caso de sufrir un ciberataque son de más de 50.000 euros y podrían provocar hasta un mes de paralización de su actividad.

Para salvaguardar los datos y evitar intromisiones en las redes de las empresas, independientemente de su tamaño y sector de actividad, conviene tomar medidas como:

  • Disponer de una Conexión VPN entre el equipo y la red corporativa.
  • Emplear contraseñas complejas para acceder a los servicios corporativos.
  • Contar con Firewalls, ya sean virtuales o físicos.
  • Utilizar servicios de monitorización de sistemas, redes, aplicaciones y usuarios.
  • Apostar por soluciones de protección avanzada para los equipos, asegurando la protección y actualización del equipo informático ante posibles amenazas avanzadas.

Para paliar los ciberriesgos de autónomos y de pequeñas y medianas empresas, Panda ofrece su solución de protección de endpoints Panda Adaptive Defense 360 a pymes y autónomos, de forma altruista mientras dure el estado de alarma nacional para securizar sus dispositivos y garantizar el correcto funcionamiento de la actividad empresarial. Así podrán pymes y autónomos podrán evitar que, tanto los ciberataques tradicionales como los más avanzados, entren en la red corporativa a través de los equipos.