Estás en: Panda Security > Home Users > Technical Support
Phishing: robo de datos personales

Phishing

El phishing consiste en el empleo de mensajes de correo electrónico que aparentemente provienen de fuentes fiables para llevar a cabo prácticas delictivas.

¿Qué es Phishing?

El "phishing" consiste en el envío de correos electrónicos que, aparentando provenir de fuentes fiables (por ejemplo, entidades bancarias), intentan obtener datos confidenciales del usuario, que posteriormente son utilizados para la realización de algún tipo de fraude.

Para ello, suelen incluir un enlace que, al ser pulsado, lleva a páginas web falsificadas. De esta manera, el usuario, creyendo estar en un sitio de toda confianza, introduce la información solicitada que, en realidad, va a parar a manos del estafador.

La siguiente imagen es un típico ejemplo de phishing:

Los principales daños provocados por el phishing son:

  • Robo de identidad y datos confidenciales de los usuarios. Esto puede conllevar pérdidas económicas para los usuarios o incluso impedirles el acceso a sus propias cuentas.
  • Pérdida de productividad.
  • Consumo de recursos de las redes corporativas (ancho de banda, saturación del correo, etc.).

Una de las modalidades más peligrosas del phishing es el pharming. Esta técnica consiste en modificar el sistema de resolución de nombres de dominio (DNS) para conducir al usuario a una página web falsa.

Cuando un usuario teclea una dirección en su navegador, esta debe ser convertida a una dirección IP numérica. Este proceso es lo que se llama resolución de nombres, y de ello se encargan los servidores DNS.

Sin embargo, existen ejemplares de malware diseñados para modificar el sistema de resolución de nombres local, ubicado en un fichero denominado HOSTS.

Este fichero permite almacenar de forma local esa resolución de nombres asociadas a direcciones IP. De esta manera, aunque el usuario introduzca en el navegador el nombre de una página web legítima, el ordenador primero consultará a ese fichero HOSTS si existe una dirección IP asociada a ese nombre. En caso de no encontrarla, lo consultará con el servidor DNS de su proveedor.

Esta técnica conocida como pharming es utilizada normalmente para realizar ataques de phishing, redirigiendo el nombre de dominio de una entidad de confianza a una página web, en apariencia idéntica, pero que en realidad ha sido creada por el atacante para obtener los datos privados del usuario, generalmente datos bancarios.

A diferencia del phishing, el pharming no se lleva a cabo en un momento concreto, ya que la modificación del fichero HOSTS permanece en un ordenador, a la espera de que el usuario acceda a su servicio bancario.

¿Cómo llega?

El mecanismo más empleado habitualmente es la generación de un correo electrónico falso que simule proceder de una determinada compañía, a cuyos clientes se pretende engañar. Dicho mensaje contendrá enlaces que apuntan a una o varias páginas web que imitan en todo o en parte el aspecto y funcionalidad de la empresa, de la que se espera que el receptor mantenga una relación comercial.

Respecto a la relación entre spam y phishing, parece claro que este tipo de mensajes de distribución masiva puede ser una eficiente forma de captación utilizada por los ciberdelincuentes. De hecho, uno de los métodos más habituales de contacto para la comisión de delitos informáticos es el correo electrónico.

Sin embargo, el canal de contacto para llevar a cabo estos delitos no se limita exclusivamente al correo electrónico, sino que también es posible realizar ataques de phishing a través de SMS, conocido como smishing, o de telefonía IP, conocido como vishing.

En el smishing el usuario recibe un mensaje de texto intentando convencerle de que visite un enlace fraudulento. En el vishing el usuario recibe una llamada telefónica que simula proceder de una entidad bancaria solicitándole que verifique una serie de datos.

¿Cómo protegernos?

Para protegernos es básico tener un programa antivirus instalado y actualizado con filtro anti-spam. Cualquiera de las soluciones de Panda Security mantendrá limpia de phishing su bandeja de entrada. La siguiente animación también le ayudará a protegerse contra el phishing:

Además, a continuación proporcionamos una serie de consejos que pueden ayudarle a reducir el riesgo de sufrir un ataque de phishing:

  • Verifique la fuente de información. No conteste automáticamente a ningún correo que solicite información personal o financiera.
  • Escriba la dirección en su navegador de Internet en lugar de hacer clic en el enlace proporcionado en el correo electrónico.
  • Compruebe que la página web en la que ha entrado es una dirección segura. Para ello, ha de empezar con https:// y un pequeño candado cerrado debe aparecer en la barra de estado de nuestro navegador.
  • Revise periódicamente sus cuentas para detectar transferencias o transacciones irregulares.
  • No olvide que las entidades bancarias no solicitan información confidencial a través de canales no seguros, como el correo electrónico.
  • Haga un análisis gratuito de su equipo y compruebe si está libre de phishing.